Los errantes

Los errantes

· · ·

Al principio de Los errantes, la narradora esboza un autorretrato que es asimismo una poética: «A todas y cada una luces carecía de ese gen que hace que cuando se detiene uno en un sitio por un tiempo aproximadamente largo, enseguida eche raíces. (…) Mi energía es generada por el movimiento: el vaivén de los buses, el traqueteo de los trenes, el rugido de los motores de aeroplano, el balanceo de los ferrys». Intranquiliza como , esta novela no se detiene ni un momento: en autobus, aeroplano, tren y ferry, la acompaña a saltos de país en país, de tiempo en tiempo, de historia en historia.

Un libro inquieto, puesto que, y no raras veces inquietante, como una buena parte de los relatos que contiene: «historias incompletas, cuentos oníricos» subsumidos en un libérrimo bloc de notas de viaje hecho de excursos, apuntes, narraciones y recuerdos que habitualmente tienen como tema el viaje mismo: de este modo, el relato de Kunicki, que, en plenas vacaciones, deberá enfrentarse a la desaparición de su esposa y su hijo, y a su reaparición enloquecedoramente misteriosa. O bien el del helado doctor Blau, taxidermista, que visita a la viuda de un ilustre colega con la pretensión de estudiar su laboratorio. Asimismo está el de Ánnushka, ofuscada por entender los ininteligibles juramentos que profiere una pedigüeña en la estación de metro. O bien el de la bióloga que vuelve a su país para rencontrarse con su primer amor, ahora agonizante. Y, en la mitad de todos , el relato real de de qué forma el corazón de Chopin llegó a Polonia oculto en un tarro de alcohol en las enaguas de su hermana; o bien el del anatomista flamenco Philip Verheyen, que escribía cartas a su pierna amputada y disecada; cartas, en resumen, como las que le mandaba Joséphine Soliman al emperador Francisco I de Austria para recobrar el cuerpo de su padre, disecado como la pierna de Verheyen y también infamantemente expuesto en la corte donde había servido en vida…

Y de esta manera, entre corazones, piernas y cuerpos, Los errantes, una novela intranquiliza y también inquietante, móvil y más que habitualmente perturbadora, se revela asimismo como una novela fundamentalmente física: en ella se habla del cuerpo, sí, mas asimismo del planeta, y de las estrategias siempre y en todo momento deficientes (la ciencia, los mapas) con las que procuramos cartografiar lo existente, atrapar lo inasible. Como las galerías de curiosidades que su autora agrada de visitar, Los errantes, premiada con el Premio Man Booker Internacional, contiene «lo extraño y también inigualable, lo inusual y monstruoso», y lo expone en un despliegue de creatividad cuya nómada libertad formal oculta una muy, muy calculada congruencia temática: hete aquí una novela única, ligera y honda al unísono, que averigua en las posibilidades del formato como los exploradores más valientes.



Baja sin costo el ebook Los errantes del novelista y de la categoria · · ·, en esta pagina podras descargar y leer los mas valorados libros en formato epub sin costo y en descarga directa, No te olvides de compartirnos en las redes sociales asi bajaebooksgratis.com podra transformarse en la comunidad de libros sin coste en formato epub mas grande de la red!
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.